Asalamalaykum hermanos y hermanas, mi nombre es Jafeth yo soy un Musulmán convertido. Quiero dar gracias por darme la oportunidad para expresar alguna de mis experiencias en el islam. Algo que me impacto cuando yo empecé a ir a la mezquita era que las mujeres se ponían hijabs y que los hombres estaban separados. Yo no pensé nada malo o asumí cosas, mejor pregunte, entonces aprendí que era por respeto. Al principio se me hizo extraño que los hombres estaban separados de las mujeres, ya que había crecido toda mi vida en la iglesia Cristiana conviviendo con ellas. Fue después que empecé a leer el Corán y a aprender de otros hermanos que entendí porque se hace esto. El propósito de esta separación es que ambos los hombres y las mujeres se enfoquen y se sumerjan totalmente a Allah durante la oración, y para que no sean distraídos por ver a personas del sexo opuesto. Esta división entre ambos sexos también ayuda a que los dos mantengan su mente y corazón puros mientras adoran a Dios. Esto me pareció bien porque entonces todos se podían enfocar más en lo que importa, Allah. Lo que se me hizo más difícil fue aprender cómo orar porque era una manera nueva de orar para mí, pero con mucha paciencia aprendí. Sentí que esta manera era mejor porque ensena más respeto a Allah (Alabado y exaltado Es).

            Lo que me impacto al ver a la gente postrándose fue que había tantos tipos de hombres humillándose ante Dios. Se me hizo hermosa la idea de que otras personas en el mundo estuvieran rindiendo oración y alabanzas al mismo tiempo, haciendo el acto de oración aún más íntimo con Dios. Cuando oí la llamada a la oración estaba confundido porque era la primera vez que había oído algo así, y aparte no sabía lo que decían. Fue entonces que un hermano me explico que el llamado era una recitación que se hace antes de orar. Me pareció una idea excelente, ya que así uno sabría cuando tiene que orar. El llamado a la oración también ayuda a que tu mente y cuerpo se relajen y se preparen para orar a Allah, algo que no había experimentado en la iglesia Cristiana. Después de pensar acerca de las cinco oraciones que los musulmanes hacen decidí que era una buena práctica, ya que te ayuda a estar en más contacto con nuestro creador, Allah. Al estar en contacto constante con Allah te ayuda y motiva a ser una mejor persona y Musulmán, ya que uno sabe que se encontrara con Dios pronto y tendrá que dar cuentas de lo que hizo mientras esperaba por la próxima oración. Esto te hace pensar dos veces antes de hacer algo que es considerado un pecado, y te ayuda rectificar tus acciones e intenciones porque siempre estás pensando en la manera que te quieres presentar a el Creador cuando te encuentres de nuevo con El.   

            Unas de las cosas que me sorprendieron fue que a diferencia de la iglesia, no te presionaban a dar algo que no tenías. Estaba acostumbrado a ver gente dando dinero porque eran presionados a hacerlo, no porque les nacía de corazón. Al ver que en la mezquita no hacían eso me di cuenta que de esa manera la gente donaba dinero  porque les nacía, y lo daban con sinceridad y amor para agradar a Allah, no a ningún ser humano.

            Siento como que muchos pasan por las mismas experiencias que yo pase ese día cuando fui a la mezquita por primera vez. A causa de la experiencia que pase aprendí que tenemos que ayudar y guiar a la gente que va a la mezquita por primera vez, ya que ellos no saben lo que está pasando a sus alrededores porque es un idioma y ambiente nuevo. Tenemos que recordar en la manera que nos sentimos esa primera vez que entramos a una mezquita, y guiar a las personas en la manera que nosotros quisiéramos que nos hubieran guiado cuando primero aprendimos del Islam.

Les agradezco por la oportunidad de compartir mis experiencias cuando primero entre al Islam.

Paz y Bendiciones sean con ustedes.

-Jafeth Garcia