Assalamo Aleikum hermanos y hermanas.

Hoy deseo compartir uno de los tópicos que más me gusta, El Poder de la Oración.

Creo que todos sabemos que la oración es la manera más íntima, más poderosa de comunicarnos con Allah (SWT) (Dios) nuestro Creador. La oración (salat) forma parte de los principios básicos y los pilares del Islam. Este es un acto de adoración, como musulmanes creemos que nadie es merecedor de adoración excepto Allah, nos es ordenado la oración 5 veces al día.

Al alba (antes del amanecer), al mediodía, por la tarde, al ocaso (al ocultarse el sol) y por la noche. lo hacemos en obediencia a Allah (SWT) porque creemos que todos fuimos creados con el objetivo de Adorarle.

“…El salat se ha prescrito a los creyentes en tiempos determinados (Quran 4:103).”

Para el buen creyente la oración es nuestra forma de vida, orar en todos estos tiempos nos sirve como recordatorio de cuál es nuestro propósito en este mundo y nos ayuda a mantener nuestros pensamientos y actos lejos del pecado.

Nuestro amado Profeta (SAWS) preguntó, “Que pensaría si hubiera un río frente a su puerta y se bañaran en el 5 veces al día, ¿creen que les quedaría algo de suciedad?”

Contestaron: “No quedaría rastro de suciedad” El les dijo: Eso mismo ocurre con las 5 oraciones diarias, a través de las cuales Dios limpia los pecados.”

Personas cuestionan acerca de cómo nos alcanza el tiempo para realizar nuestras oraciones, sin embargo para el buen musulmán este tiempo es invaluable. Esperamos con amor y ansiedad postrarnos a nuestro creador y ahí descargar nuestro corazón en alabanza, levantamos nuestras manos y suplicamos a Allah (SWT) por su Misericordia y su Perdón, y reconocemos la grandeza del Todopoderoso.

Aquí algunas sugerencias de cómo mejorar nuestra comunicación con Allah (SWT) en el tiempo de oración:

Es importante que al momento de nuestra oración pongamos atención a lo que recitamos. Muchas veces oramos sin pensar lo que decimos. Es cómo manejar una bicicleta, automáticamente lo hacemos sin pensarlo.

Al decir …Bismillah arahmán irrahím (En el nombre de Allah, el Todo Clemente, el Todo Misericordioso.) Es cuando agarramos la atención de Allah.

Al hámdulillahi rab-bil 'alamín. A rahmán irrahím Máliki iaumidin (Alabado sea Dios, Señor de los mundos. El Todoclemente, el Todomisericordioso.  Señor del Día de la Recompensa.) Ahí es cuando Allah nos oye y se complase al oir que lo estamos exaltando.

‘Iyaaka na'-budu wa ‘iyaaka nasta –‘iin (Sólo a Ti adoramos y sólo de Ti imploramos ayuda) Aquí hacemos feliz a Allah (SWT) porque reconocemos que dependemos de El al cien porciento para todo los aspectos de nuestra vida.

Es hasta que recitamos ihdiná sirátal mustaqím. (Guíanos al camino recto.) Pedimos a Allah (STW) que aunque los vientos soplen fuerte, nos mantenga de su mano y nos libre de desviarnos.  

Siraatal–ladiina ‘an–‘amta ‘alay–him–Ghayril–maghduubi ‘alay – him wa lad – daaalliin (El sendero de quienes agraciaste, no el de los execrados ni el de los extraviados.) Aquí es donde le pedimos a Allah (STW) que nos mande personas temerosas las cuales nos ayuden a crecer más en nuestra fe, y no llevarnos al camino del pecado.

Ameen.

Hermanos y hermanas no debemos tener ninguna duda de que Allah (SWT) escucha el corazón ferviente, escucha cada una de nuestras suplicas, y que siempre nos contestará y concederá nuestras peticiones, pero tenemos que reconocer que El es Perfecto y muchas veces su respuesta no es lo que nosotros esperamos, también debemos reconocer que el tiempo de Allah (SWT) no es el mismo de nosotros.  

Gracias por la oportunidad de expresarme, espero que este humilde articulo nos ayude a cada uno reflexionar y mejorar en nuestras oraciones.

Assalamo Aleikum.

Su hermana Yesenia M.