Magdalena Hanafi

Mi Conversiónal Islam

En el Nombre de Allah el Compasivo el Misericordioso

Assalamu Alaykum.

Mi nombre es Magdalena, soy originaria de la Ciudad de Méxicoy provengo de una familia donde todos en un momento dado éramos Católicos aunque no practicantes como se suele decir -solo de nombre- algunos lo siguen siendo y otros optamos por seguir otras religiones.

Yo siempre estuve consciente de la existencia de Dios Todo Poderoso, pero la manera de Adoración con la que crecí no me satisfacía; sentía un enorme vacío en mi corazón. Sentía que había una manera mucho mejor para adorar a Dios, pero la verdad no sabíacual era.

Trate otras religiones entre ellas la de los testigos de Jehova, teníauna amiga que seguía esa religión y siempre me hablaba de la Biblia, un día ella me invitó a su congregación y fui...pero seguía ese vacío.

Fue hasta que conocí a mi esposo quien es Egipcio y con el cual he estado casada por 35 añosque supe acerca del Islam, Alhamdu li Allah!!!aunqueno fue inmediata mi conversión pues pasaron 15 años para que yo aceptara el Islam.Durante ese tiempome sorprendía mucho la manera en como mi esposo adoraba a Allah subhana wa ta’ala, especialmente el ritual del rezo y cuando ayunaba durante el mes de Ramadan.

Cuando yo le hacia alguna pregunta sobre el Islam a mi esposo, elsiempre me dabauna respuesta, a la cual yo le encontraba lógica.Fue entonces que empecé a suplicarle a Allah subhana wa ta’ala, le pedia : “Si el Islam es la verdadera religión, por favor Allah guíame, hazme sentirla en mi corazón y si es esta la religiónque debo seguir, dame discernimiento y sabiduría para entenderla”.También influyó en mi mucho la manera respetuosa de como mi esposo nos trataba a mi y a nuestros hijos; a mi familia y especialmente a mis padres, y su disposición de ayudarlos en el momento necesario; ¡ y como el expresaba su gran amor por sus padres y hermanas! Todo eso me hacía ver que algo muy bueno tenía esta religión.

Lo que más me atraía del Islam era la adoración pura a un Solo Dios; tenía mucha importanciapara mí eso.Así fue como poco a poco fui leyendo, estudiando y aprendiendo sobre nuestro Creador y nuestro querido Profeta Muhammed (saw) y cada vez me gustaba más aprender acerca del Islam.

Más adelante conocí a la hermana Celia, Alhamdu le Allah por ponerla en mi camino!Ella me invitó a unas reuniones que hacía con miembros de su familia donde se presentaban diferentes temas sobre el Islam,Ma sha Allah y Alhamdu li Allah fue entonces que yo estuve convencida de ser una musulmana e hice mi shahada! Aprendí y continúo aprendiendo mucho de la hermana Celia que Allah subhana wata’ala la recompense con lo mejor de esta vida y la otra a ella, a su familia y toda su descendencia.Amen.

Allah subhana wa ta’ala ha sido tan Generoso y Misericordioso conmigo ya que me encaminó al Islam, y ha puesto gente muy buena en mi camino.

Me sentía tan contenta con mi nueva práctica de adoración y estaba tan emocionada que quería transmitir todo lo que estaba aprendiendo y empecé a compartir de acuerdo a mis conocimientos lo que era el Islam con mis hermanos; fue muy difícil, algunos de mis hermanos si me escucharon y parecía que les gustaba,pero hubo otros queno aceptaban que les hablara sobre el Islam, me criticaron y se burlaron de mí, y aún máscuando empecé a usar mi velo, pero no me importaba porque al fin yo me sentía completamente feliz en mi manera de adorar a Allah subhana wa ta’ala.

Fue tan bonito cuando les hablé del Islam a mis padres.Mi padre fue el primero en aceptarlo tenía 86 años. Luego al poco tiempo mi madre a los 78 añostambién lo aceptó, Alhamdu li Allah. Qué bendecidos hemos sido por mi Creador!Mi padre murió siendo musulman hace un año a los 97 años(que Allah le de el Paríaso), tenía bien claro el concepto de la adoración pura a un sólo Dios y creía en el Profeta Muhammed (saw) como mensajero y siervo de Allah, sus últimas palabras verbales fueron “Alhmadu li Allah” de ahí ya no volvió a emitir ninguna palabra pero Alhamdu li Allah levantaba su dedo índice indicando la Unicidad de Allah, era una costumbre que teníamos el y yo cuando nos veíamos. A mi madre se le dificultó mucho más, porque algunos de mis hermanos no aceptaban que ella siguiera el Islam decían queera una religión sólo para los árabes, trataron de convencerlapara que se alejara y que cambiara su decisiónpero ella se mantuvo bien firme, y les decía:“yo voy a seguir en esta religión y de aquí no me salgo”.Lo que me sorprende de mi madre es que tiene más de cuarenta años viviendo en los Estados Unidos y en todo ese tiempo, el inglés no se le ha dado y no puede decir una oración en Inglés, pero Alhamdu li Allah se memorizó la Fatiha en árabe.

Por ahí hay algunos de mis hermanos que les gusta el Islam, hago muchas súplicas todos los días para que Allah los guíe hacia esta hermosa religión.

Doy gracias a Allah subhana wa ta’alapor guiarme por el camino del Islam después de mucho tiempo que estuve extraviada y confundida, y le suplico que nunca me saque de Su Guía. También le pido a Allah que Guíe y mantenga bien firme a mis hijos, sus familias, a toda mi descendencia y a toda la ummah por la via recta y que nos de todo lo mejor en esta vida y la otra...

Amen.

Su hermana en islam,

Magdalena Hanafi